¿Te has marcado el difícil reto de comprar un sofá para toda la vida? Ya sabrás que los sofás, como las personas, pueden defraudarnos. Aquel tresillo que tanto prometía en el papel, o tras probarlo en la tienda, puede acabar esfumándose y resultar un artículo casi de usar y tirar. Si tu sofá ha perdido prestaciones o quieres acertar con el modelo eterno para tu nuevo hogar, desde MATSOFA te demostramos que sí es posible: como la familia, tu sofá también puede ser para toda la vida.

La resistencia de su estructura

Si vas a comprar sofá online y tu objetivo es un sofá para toda la vida, lo primero que debes tener en cuenta es el material con el que está fabricado su armazón. El más duradero es el aluminio o, en su defecto, el hierro; materiales empleados en modelos que precisan una estructura especialmente reforzada, como son los sofás cama o tipo chaise longue. Pero como no todos necesitamos estos tresillos, si buscas sillones o modelos de menos plazas te sugerimos apostar por un armazón compuesto de madera de alta durabilidad, como el haya o el roble. No te fíes de los sofás más baratos, con base de madera aglomerada, porque es más fácil que acaben cediendo y rompiéndose con el peso.

Patas: ¿sí o no?

A la hora de comprar sofá por internet, no debemos pasar por alto si lo escogemos con patas o no. Como una prolongación de su armazón, las patas tendrán mucho que decir sobre la estabilidad del tresillo. El sofá sin patas tiene todas las de ganar para ser más duradero porque su estructura reposa totalmente en el suelo. Si aún así prefieres un modelo con patas has de apostar por materiales resistentes para evitar que cedan o se rompan y acaben afectando al conjunto del sofá.

Un sofá firme y sólido

Si quieres comprar un sofá para toda la vida, los materiales que componen su relleno tampoco deben ser elegidos al azar. La espuma triunfa por su comodidad y resistencia pero has de asegurarte de que el compuesto es de gramaje alto para evitar que los asientos y cabezales pierdan flexibilidad. Otros materiales más caros pero, a la larga, una buena inversión, son el látex, la pluma de oca y la de pato: con el paso del tiempo, el látex se endurece sin deformarse, mientras las plumas mantienen la misma firmeza del primer día.

Una tapicería longeva

No podemos olvidarnos del exterior de nuestro sofá para toda la vida porque el modelo eterno ha de conservarse a la perfección también por fuera. La piel o el cuero son la elección ideal por su durabilidad y fácil mantenimiento: para retirar el polvo bastará con un paño húmedo y un poco de crema hidratante para hidratar y limpiar manchas más profundas. Soluciones rápidas y económicas para conseguir el mejor resultado porque la piel no solo no se deteriora sino que mejora su aspecto con el paso del tiempo.

La comodidad por encima de todo

La clave definitiva de un buen sofá es que nos proporcione inmejorables momentos de ocio, nos abrace cuando dormimos en él y que, en esencia, sea cómodo. Si puedes probarlo en tienda, desde MATSOFA, tu tienda de sofás online, queremos enseñarte a descubrir inequívocamente la confortabilidad de tu futuro sofá. Siéntate en él, apoya la espalda formando un ángulo recto, asegúrate de que la cabeza y la zona lumbar están bien acomodadas y de que tus pies tocan el suelo... Si se cumplen todas estas premisas, se darán las condiciones necesarias para disfrutar del mejor descanso.

Recuerda que en el mercado encontrarás una amplia variedad de modelos: butacas y tresillos tradicionales, sofás relax, con chaise longue, sillones con sistema Power Lift… Comprueba que cumplen todos los requisitos que te hemos dado y estarás ante tu sofá para toda la vida.

Related products