Ventajas de comprar un sofá de piel

Admítelo, hace unos años te parecía cosa de casas clásicas y antiguas pero ahora, ¿a que te has planteado alguna vez comprar un sofá de piel? Estos modelos tienen una gran particularidad y es que… ¡Nunca pasan de moda! Por la importancia que llega a tener en nuestro hogar, elegir un sofá siempre es un proceso muy meditado ya que, principalmente, buscamos que encaje con nuestra decoración y nuestro estilo de vida pero también que dure muchos años. No queremos que quede anticuado pronto o sea pasto de modas pasajeras. Estos problemas pueden solucionarse fácilmente comprando un sofá de piel ya que hay líneas clásicas, estilos eternos, que nunca pasan de moda. Además, los beneficios de hacerte con un sofá de estas características no acaban aquí ya que no solo aportará elegancia y nobleza a tu salón sino que es mucho más práctico de lo que a priori puedas imaginar. Desde MATSOFA queremos mostrarte hoy una serie de reflexiones para que veas las principales ventajas que puede aportar un sofá de piel en tu hogar.

Un sofá de piel aporta nobleza al salón

El sofá es por excelencia el mueble que preside el salón y el más codiciado en los hogares de todo el mundo. Si quieres conseguir un salón elegante y carismático, comprar un sofá de piel es la mejor opción pues ayudará a crear una atmósfera especial en el lugar en el que lo coloques. Su nobleza y acabado aportan una personalidad que lo convierten en el centro de todas las miradas.

Pero el sentido de la vista no es el único que disfruta de la elegancia de un sofá de piel. La textura de este tipo de muebles es robusta y, a su vez, regala al tacto una inigualable suavidad, mientras su inconfundible olor hará que todo el mundo perciba enseguida que está en un sofá de primera calidad. Esta textura sedosa y suave contribuye a que descansemos con mayor facilidad. ¿Quieres dormir la siesta como si estuvieras en una nube? Pues decídete a comprar un sofá de piel.

Tendrás un sofá eterno

La obsolescencia programada está a la orden el día. Cada dos años tenemos que comprar un smartphone nuevo, cada cuatro un ordenador y cada diez hay que cambiar el coche porque, cómo no, la tecnología avanza y no nos queremos quedar atrás. Sin embargo, si optas por comprar un sofá de piel estarás comprando un sofá para toda la vida. La piel es uno de los materiales con más robustez en el sector del tejido. Aparte, tiene un gran valor estético ya que el paso del tiempo no lo deteriora, sino al contrario.

Un sofá de piel es como el buen vino: mejora con el tiempo. Con el paso de los años, su tacto acaba siendo más sedoso y manejable que al principio. El color y el tono adquieren un aspecto gastado lleno de personalidad, propiciado por las arrugas de la piel que se expande y contrae dependiendo de la época del año.

Es más fácil mantener un sofá de piel que uno de tela Desde MATSOFA siempre hemos tenido muy claro que la gran ventaja de comprar un sofá de piel es su mantenimiento. Despídete de visitas a la tintorería y de costosos productos de limpieza. Para limpiar un sofá de piel solo necesitarás un paño húmedo que eliminará el polvo que se acumula en la superficie del tresillo.

En el caso de que tu sofá se manche con algún producto abrasivo, puedes utilizar limpiadores específicos o untar una toallita húmeda en crema hidratante para limpiarlo.

Cabe destacar que en el mercado existe una amplia gama de cremas protectoras específicas para sofás de piel que, aplicándose un par de veces al año, ayudan a impermeabilizar el sofá y aumentar la durabilidad de la piel.

Alérgico? Olvídate de los ácaros

Gracias a este característico acabado, un sofá de piel es más higiénico que uno de tela. Sobre todo si tienes alergia a los ácaros o cuentas con mascotas en casa. El polvo y el pelo de los animales no cala en la piel y, como te decíamos antes, con un paño húmedo podrás retirar fácilmente la suciedad. ¡Despídete del aspirador para siempre!

Si a pesar de todas estas razones no estás convencido de comprar un sofá de piel natural y buscas otra alternativa que se le parezca, te interesará saber que muchas de estas propiedades también se extienden a los sofás de Bioleather ya que están fabricados para emular a los de piel ofreciendo la máxima calidad, suavidad y comodidad, tanto en tus momentos de descanso como cuando te dispongas a limpiar.

Si tu intención es hacerte con un sofá atemporal, de gran durabilidad y de fácil mantenimiento, esperamos haberte convencido de que comprar un sofá de piel es una magnífica opción. Si aún tienes dudas sobre la elección, los expertos de MATSOFA estarán encantados de recibirte en una de sus tiendas físicas para asesorarte sobre la compra de tu nuevo sofá.